martes, 14 de diciembre de 2010

ACEITE DE OLIVA, UN BÁLSAMO CONTRA LA OSTEOPOROSIS

Cada vez más diferentes equipos de investigación van descubriendo que la ingesta de aceite de oliva contribuye a estimular la salud de los huesos y, especialmente, durante el envejecimiento del esqueleto. Y, por ello, su consumo es muy recomendado para las mujeres después de la menopausia cuando los huesos pierden progresivamente calidad y cantidad, lo que conlleva riesgo de fracturas óseas, fundamentalmente de cadera, columna y muñeca. Es la temida enfermedad conocida como osteoporosis. A medida que se envejece los huesos del esqueleto se van volviendo frágiles, quebradizos y predispuestos a fracturas ante cualquier caida, tropezón o resbalón. Por eso se recomienda una dieta mediterránea rica en verduras y frutas, pero sobre todo en aceitunas y aceite de oliva virgen.

El aceite de oliva por sus componentes contiene muchas sustancias antioxidantes y por eso se recomienda especialmente a las personas mayores y debe ocupar siempre un lugar preferente en la gastronomía. La ingesta de aceite de oliva también representa un aporte energético fundamental para las personas de edad avanzada. Además el consuño de aceite de oliva virgen es bueno para la diabetes, para disminuir el colesterol, para prevener el riesgo de infartos de miocardio, trombosis cerebral y otras enfermedades cardiovasculares. E incluso algunas investigaciones recientes lo aconsejan para combatir el cáncer. En fin, el aceite de oliva es un auténtico bálsamo para mejorar la salud integral de la gente mayor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario